LAS LÍNEAS DE UN ORGULLOSO POLITICALLY INCORRECT

Patria Exacta, para darle una definición clara y sin tantas vueltas, es un medio políticamente incorrecto. O como dirían los amigos de Clinton, Hilary y Obama (no puse Al Gore por representar la nada elevada al cubo). Al fin, politically incorrect. Palabra que sinceramente odio desde lo más profundo de mis entrañas. Sigue leyendo

LO VIEJO DISFRAZADO DE NUEVO

Nuestra sufrida tierra parece que nunca va a tener descanso. 1932: la masacre de los indígenas, de la cual nadie tuvo los huevitos de asumirse la responsabilidad, por lo tanto, también gracias a unas escuelas-colegios (sobre los cuales comentaré a su tiempo) que evitaron lo posible el tema. Luego la guerra civil, otro asunto medio tabú, y cuando alguien se atreve a tocarlo y debe invitar a la radio o TV a uno de los héroes de los dos bandos, el pobre espectador asiste a un circo de mentiras. Sigue leyendo

Democracia

“La democracia es el menos malo de los sistemas políticos”
(Winston Churchill)

La democracia es el sistema para que un mil millones de personas crean de ser libres. El resultado lo tenemos a la vista: un mundo idiotizado por la democracia.

Que viva Che Guevara, Chávez, Pinochet, Stroessner… y que vivan los presidentes democráticos de America Latina. La democracia es, y ha sido, un fantasma. Sigue leyendo

Ni una banda ni la otra: ¡votamos “Yo quiero a otro El Salvador”! (Parte II)

Analizando las no-opciones de voto. Economía: ¿Por qué no se puede votar por el FMLN?

El Estado piñata

El FMLN no es simplemente un partido de izquierda, sino una formación política post-comunista. Esto significa que su cromosomas pertenecen al mundo del colectivismo, de la planificación estatal, en suma, del estatismo cual filosofía económica portante de una nación.

El discurso actual del Frente es profundamente distinto a las consignas y proyectos de país que lo llevaron a intentar apoderarse del poder en la década del los ’80. Sigue leyendo

Ni una banda ni la otra: ¡votamos “Yo quiero a otro El Salvador”! (Parte I)

Analizando las no-opciones de voto. Empezamos por orden alfabético: ¿Por qué no se puede votar por ARENA?

UNA VISIÓN ECONOMICA FEUDAL

El partido del difunto Mayor D’Abuisson desde más de una década ya no es funcional al crecimiento del país. Su capitalismo primitivo se olvidó, desde hace mucho tiempo, de la clase media, el sector social y económico que ha construido el bienestar y el desarrollo de todos los países del llamado Primer Mundo.

El partido de derecha sacrificó los intereses de las capas medias sobre el altar de la financia improductiva (improductiva para el país) y de los grupos monopolísticos que la sostienen económicamente.

El núcleo de la política de ARENA se ocupó de favorecer las ganancias de las rentas improductivas, dejando a un lado la visión del trabajo como motor creador de riqueza individual y social. Creó un sistema anquilosado donde seudoestructuras empresariales amigas, o propias, sobrevivían en un mercado bloqueado en el cual se podía avanzar solo por medio de favores y/o corrupción. Puso una piedra tumbal sobre los conceptos de libre competencia,  transparencia y dinamismo económico.

La derecha liberal, en la que decía inspirarse, le era completamente ajena. Aquella, por lo menos la histórica y la que jamás se vislumbró en las administraciones areneras, hace énfasis en un concepto clave: la meritocracia, la idea de un gobierno basado en el merito, donde son los empresarios más capaces los que llevan las riendas del rubro económico de la nación. La meritocracia desarrolla los anticuerpos y las virtudes de una economía sana: la competencia, la innovación, la honestidad generadora de confianza con y para el mismo mundo empresarial.

Pero ARENA no optó por una lucha entre los “mejores” como propulsor de alternativas productivas, sino que regaló el mercado interno a un reducido número de mediocres y grises figuras sin talento, que actuaron sin reglas ni restricciones.

Fueron, irónicamente, décadas de planificación privada desde el Estado hacia los compadres. Mientras la economía nacional menguaba el patrimonio de unos pocos crecía, gracias a licitaciones públicas repartidas entre camaradas donde a más subía el costo de las obras más bajaba la calidad (siempre y cuando dicha obras fueran concluidas…).

El caso Flores, junto con el (olvidado) CEL-ENEL, se perfila como un teorema de gestión pública: judicialmente no hay culpables, pero el sentido común y la lógica nos han demostrado en la práctica factual como cierto tipo de funcionarios lograban trasformar lo ajeno en propio o, por lo menos, sacar provecho de algo que solo debían administrar en pro del interés público. La sensación, amarga, es que esos dos ejemplos no sean aislados, sino engranajes de un sistema comprobado y bien oleado.

La derecha de hoy es igual a la de ayer. Cambiaron un par de caras. Sacaron del sombrero mágico unos cuantos nombres que sumaron como si se tratara de hacer bulto. Unos más respetables que otros, por cierto, otros más que nadie entendió que pintan (Facundo Guardado). ¿Qué autonomía tienen? ¿De cuánta libertad decisional gozarán? Todos sabemos la respuesta.

Todavía hay siniestros personajes que se atreven a decir que sin ARENA en el gobierno los empresarios huirán del país por no querer trabajar en un mercado controlado por el Socialismo del Siglo XXI. Qué bien. Pero mientras abogan por la sagrada libertad que el FMLN les quitará, abren millonarias actividades en la “roja” Nicaragua de Daniel Ortega. Allí reinvierten el dinero que ganan en tierra guanaca. Los mismos que con mano sobre el corazón gritan: “Primero El Salvador, Segundo El Salvador, Tercero El Salvador”.  Nacionalistas, ¿no? Ni dudarlo…

Ya Basta. La Revolución de los Votos Nulos

Vamos a segunda vuelta y escribamos sobre las papeletas “Yo quiero a otro El Salvador”

El 47% de los que tenían derecho a votar decidieron que no valía la pena ir a poner la cruz sobre la papeleta. De dos, uno; de cien, cincuenta; de mil, quinientos, de un millón, quinientos mil consideraron que ningún candidato, ningún partido, ninguna coalición merecía perder el tiempo de llegar hasta las urnas.

El mensaje que este 47% envió a la clase política parece bastante claro: Sigue leyendo

El nuevo chiste de Megavisión: Funes no es creible

“Canal 21 quita espacio a Funes por falta de credibilidad” titula hoy la pagina 21 de La Prensa Gráfica. Frente a esta noticia imagino que el ciudadano común, acostumbrado a analizar la política nacional y no ha tragarse las consignas de los reconocidos megáfonos, no se ha asombrado. La letanía que nuestros medios de información son imparciales, objetivos e independientes retumba por el etere y entre las lineas de la prensa nacional. Qué casualidad que los más convencidos asertores de esta supuesta independencia son los medios mismos y el partido ARENA. La población, como resulta de muchas encuestas es más escéptica. Sigue leyendo

Los dos pesos y dos medidas de ivo Priamo Alvarenga

En muchos de los artículos de opinión que Ivo Priamo Alvarenga escribe para La Prensa Grafica se queja de que supuestos lectores de izquierda le responden enviándole e-mails llenos de insultos. Así empieza su texto de 13/2: “…El comentario de la semana pasada sobre tres municipios controlados por el FMLN atrajo las andanadas de insultos que, una vez más, me hacen temer lo que sería el gobierno de un partido con simpatizantes que no soportan la opinión adversa, que conocen solo el insulto por respuesta”. Sigue leyendo

Un (El) Mundo de Sorpresas

Acercándose, si bien de lejos (pero mediaticamente ni mucho), la campaña electoral para las elecciones presidenciales del 2009, los periódicos nacionales empiezan a moldear y afinar su agenda y reproponer sus posturas. Como es costumbre la información es accesoria. Más importante es el mensaje que está bajo-de-agua, entre líneas o, sin problemas en los titulares.
Hoy 22 de agosto el cotidiano El Mundo, con relación a una posible candidatura del empresario Arturo Zablah a la presidencia d la Republica, titula la pagina 8 “FMLN no considera a Zablah como candidato”. Si luego el lector analiza las declaraciones de los exponentes del partido de izquierda no puede no-convenir que el titulo que el matutino usa por su articulo es el más adecuado a su función: informar. Sigue leyendo