¿UCA? Desaparecida

La historia de la UCA en El Salvador es conocida por todos, hasta por los que odian la política. Una historia empapada de sacrificio, perseverancia, fe, amor al prójimo y lastimosamente escrita con la sangre de sus mártires.

Pasado. Arqueología política. Los jesuitas, “la Orden Negra” parecen haber vuelto a sus históricos hábitos: el conservadurismo, defender el estatus quo, sentarse, con cautela, atrás del trono.

Padre Arrupe, Medellín, los mártires de la UCA, junto a un redimido Monseñor Romero fueron en realidad esquirlas enloquecidas de un pensamiento que tenía siglos. Hay cientos de libros que demuestran con datos, hechos, fechas, cómo la “Orden Negra” siempre fue la sombra atrás del poder, como consejera, como protectora y hasta como directora, lidiando con la conspiración y la autoría intelectual de todo lo que era conservadurismo. Y si hoy lo niegan dicen mentiras a sabiendas de decir mentiras.

La UCA, con la fuerza intelectual, moral y política de unos pocos, rompió esquemas. Y la Santa Madre Iglesia que supo proteger a quien usó el dinero del Banco Vaticano para estrategias políticas, no supo defender nuestros mártires. Ni a un Monseñor. Es decir, no quiso. Y con una gran duda que hasta pudo ser cómplice. Por omisión.

Pero la UCA sobrevivió. Una universidad privada. Afamada. Capaz de formar profesionales de alto perfil. Con profesores de calidad. Optimas instalaciones. Todo lo que sirve para un buen marketing y competir con los otros ateneos para acaparar estudiantes, es decir, clientes.

Si hace 30 años era un centro de pensamiento, hoy es… negocio. Si hace 30 años quería incidir en la sociedad, y tomaba posición sobre los temas políticos del momento… ahora se limita a ser simple espectador. Y si acaso un canal de TV quiere dormir al espectador invita a un personaje de la UCA que a una pregunta de sí o no responde con un análisis prolijo sin conclusión.

Ellacuría y sus compañeros dieron la vida por un país distinto. Sus herederos se conforman a lo que viene. No se acoplan al poder, sería un salto demasiado grande, se restriegan a ello, y a lo máximo, lo sermonean. Pero con voz baja. Para que el pueblo burro no escuche, pero sobretodo para que los últimos intelectuales de izquierda, especie en vía de extinción, no se sientan aún más solos.

La ultima perla fue el comunicado sobre la llegada del Sultán en la Asamblea con militares y policías. Resumen: aire frito. La nada elevada al cubo. Aliento desperdiciado. A veces sería mejor callarse.

Cuando entré en la UCA muchos me dijeron: sos comunista. Me gradué y de comunista solo vi, quizás, un profesor y un puñado de niños ricos que jugaban a hacer los revolucionarios vistiéndose (mal) como indígena fumándose sus porros de marihuana. Y lo triste es que intentaban explicar las gestas heroicas del Ché Guevara. Hasta ahí. Como cualquier Universidad (pública) europea.

Por lo que sé, en la UCA hay un solo comunista y, si quieren, lo vamos a cazar… por favor, seamos serios. Y paguen la cuota a tiempo, los exámenes diferidos y el parqueo. Estudien, saquen el título y la patria primero.

Yo como profesor, a veces, ya me jugué cualquier plaza. Agradezco a la UCA porque, cuando me dio la posibilidad, pude enseñar a los estudiantes a argumentar y a criticar. Luego, ¡Ups!, tal materia fue remodelada: reportaje. No pensar. Acoplarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s